CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 
TRAGICOMICO CIERRE DEL ARMENONVILLE EN EL QUE ESTA INVOLUCRADO SU HERMANO EL PABELLON DE LAS ROSAS.

por Oscar B. Himschoot

Como prólogo a este artículo debemos aclarar que el Pabellón de las Rosas y el Armenonville pertenecieron a los mismos concesionarios y se comunicaban entre sí.


CLAUSURA DE UN CABARET. PROYECTO DE RESOLUCION

"Art.1o. El D.E. procederá de inmediato a clausurar el cabaret "Armenonville" que se ha reabierto el sábado 15 de noviembre en la propiedad municipal Avenida Vertiz y Tagle."

Fdo. A.M.Gimenez, Miguel Briulo, Enr. Mouchet

Del Boletín Oficial del Consejo Deliberante del 18 de noviembre de 1924.

En el Boletín del 10 de octubre de 1924 figura la transcripción de la reunión del Consejo Deliberante en la que el Sr. Zaccagni manifiesta:"Entre los asuntos que han entrado a la consideración del Consejo en la última sesión, figura uno que ha pasado a estudio de la comisión de hacienda. Se trata de una solicitud de los señores Prumiéres y Cía para renovar el contrato de arrendamiento del terreno ubicado en el parque 3 de febrero, calles Avenida Alcorta y Tagle, denominado Pabellón de las Rosas."

Tiras y aflojes habían precedido a este tratamiento. Ya existía una orden de desalojo que los concesionarios habían desconocido y que habían provocado incidentes tales como detalla el consejal: "Entonces se vió en Palermo este espectáculo digno de una cinta cinematográfica: el empleado comunal que había acudido al objeto a la dirección de paseos, organizó la caballería municipal con todos los guardianes del Parque 3 de Febrero, y rodeó la manzana del Pabellón de las Rosas. Con la ayuda de los demás guardianes, de a pié, la infantería comunal, organizó el ataque al pabellón para que los señores empresarios no sustrajeran nada sin la previa intervención de la intendencia"

Se desprende de las palabras del consejal que los medios eran por demás expeditivos.

Mas adelante el Sr. consejal Giménez, en uso de la palabra manifiesta que aconsejaba pedir al Ministerio del Interior la intervención mas decidida de la policía a fin de hacer respetar más los contratos y disposiciones vigentes"

"En cuanto al pedido de prórroga de la concesión, no puedo aceptarlo bajo ningún concepto, porque aún cuando se refiere a la próxima temporada de verano y a la instalación de un restaurant, en realidad se trata de establecer allí un cabaret con todos los escándalos de inmoralidades, de prostitución, de alcoholismo a que suelen dar lugar..."

Sr. Mouchet.-Pido la palabra

"Como se trata de hacer desaparecer un cabaret, porque según tengo entendido eso es lo que funciona en ese local, creo que no debe haber vacilaciones de ninguna especie. NO CONOZCO LOS CABARETS PORQUE NUNCA HE ESTADO EN ELLOS, SOLO LOS HE VISTO EN EL CINE; pero tratándose de evitar que en una propiedad muncipal funciones establecimientos de esta índole, creo que todos podemos estar de acuerdo y votar inmediatamente oponiéndonos a la prórroga de la concesión".

-Se vota: afirmativa por unanimidad.

18 de noviembre de 1924

El señor consejal Gimenez vuelve a la carga:

"El cabaret, como ya he dicho en otra oportunidad, es un resurgimiento en Buenos Aires de los piringundines de campaña, de los despachos de bebidas, de la trata de blancas, de los ecándalos, peleas y desórdenes que a diario originan"

"Debemos cerrar inmediatamente ese local, así como los análogos del centro que se han establecido y que son centros de verguenza, de escándalo, que debmos suprimir."

Después de varias consideraciones apoyando las palabras de Gimenez se insiste resolviendo:

"El D.E. procederá de inmediato a clausurar el cabaret "Armenonville" de acuerdo a la resolución del H.C. de fecha 7 de octubre ppdo."

No obstante ello el cabaret "Armenonville reabre sus puertas el 15 de noviembre.

El 2 de diciembre de 1924

"el concejal Rotta presentó un proyecto de Minuta al señor Intendentea fin de que el D.E. no lleve a cabo la demolición del Pabelón de las Rosas. hasta tanto se determine el destino que debe darse a esas instalaciones"

Por resolución del Consejo Deliberante del 29 de diciembre de 1924 "no procede la demolición del Pabellón de las Rosas"

Por ese entonces se realiza la venta de los terrenos pertenecientes a Palermo Chico "en la que estaba involucrada la superficie ocupada por el Pabellón de Las Rosas, Armenonville y Piscina" por lo que se solicita el desarmado de esas instalaciones.

Se trata en reunión del Consejo Deliberante:

El Concejal Sr. Guerrico aduce que el edificio no debe demolerse pues "la Municipalidad necesita una sala por el estilo del Pabellón de las Rosas o mejor, a efecto de destinarla a muchas cosas de beneficio público, como ser, conciertos, reuniones populares, conferencias, exposiciones etc.

Pero el Concejal Sr. Zaccagnini aclara "Tengo aquí el cartel del remate del Barrio Palermo Chico, editado por el D.E. y como puede ver el señor consejal, el terreno del Pabellón de las Rosas, desde la calle Bustamante en adelante no está incluido en el plan."

Luego de varias consideraciones y discusiones que si las instalaciones son de material desarmable o de ladrillos el Sr. Secretario de Hacienda, Ravignani dice: "No lo vamos a demoler ni mañana ni pasado. Además están funcionando ahí servicios municipales y pueden estar seguros los señores concejales que la demolición y traslación no se han de hacer en uno, en dos ni en tres meses; requiere cierto tiempo y, además, tener el terreno donde hacer las nuevas instalaciones.

EXPOSICION DE AUTOMOVILES EN EL PABELLON DE LAS ROSAS

MONTO DE IMPUESTO.

Mientras tanto en las instalaciones del Pabellón de las Rosas funcionaba una exposición de automóbiles "en la que se cobraba al público, en concepto de entrada, uno, dos y cinco pesos según los días u horas de reunión". Es entonces cuando la Municipalidad mediante Resolución 964 del 7 de mayo de 1925 determina cobrar un impuesto de treinta pesos por cada reunión realizada en el Pabellón de las Rosas.

Pasan casi dos años y sigue el problema, por eso el 30 de marzo de 1928 se "Autoriza la permanencia de las construcciones levantadas en el Pabellón de las Rosas con motivo de la realización del 9o. Salón del Automovil.

El próximo destino de las instalaciones es la ocupación por el taller de escenografía del Teatro Colón, pero en 1930 por Exp. 23.947 "autorízace al Departamento de Obras Públicas para llevar a cabo, con la mayor celeridad posible, la demolición de la construcción del Pabellón de las Rosas.

El 2 de marzo de 1931 se decide la venta en remate público de la demolición y materiales que provengan del edificio ocupado por la Dirección de Tráfico ubicado en la Avenida Alvear y Tagle frentes S.O. y S.E. respectivamente, y fíjase como fecha de la subasta rl día 30 de marzo a las l6 horas"

"La demolición se hará con piquetas y no por derrumbe de modo que no perjudique a los vecinos".

El 1o. de marzo de 1930, la revista Comoedia comenta la apertura del nuevo y lujoso edificio del "Armenonville" y dice:

"Cuando se concibió la idea de dar a la ciudad de Buenos Aires un sitio de reunión distinguida y lujoso, como estaba en el propósito de los que debían realizar el proyecto del Armoniville, más de una sonrisa excéptica se dibujó en los labios de los porteños elegantes, más de una frase irónica bautizó la iniciativa, excesivamente anticipada.

Dotar a la Capital Federal de una institución de las proporciones ideadas, se creyó una verdadera utopía. Estaba en la mente de todos un equivocado concepto de la metrópoli, de sus costumbres, de su ritmo; ella parecía a los más la gran aldea de una lejana juventud, a la que asustaba tal derroche de lujo y de comodidad, para lo que ellos consideraban un lugar de reunión dudosa.

Olvidaban así la tradición impuesta ya en el Ta-Ba-Ris, que poco a poco había logrado disipar la mala atmósfera que envolvía en general a lods dancing y que no sabía amoldarse a la idea del cabaert moderno, europeo o norteamericanop, elegante y familiar"

Pasaron unos pocos años y ya sonaban a ridículas las palabras del consejal. El Armenonville fue, por muchos años, el cabaret moderno, elegante, chic de un Buenos Aires que seguía progresando pese a las crisis, los deniveles sociales, los fraudes electorales, los negociados de los aprendices de brujos de la época, de un Buenos Aires que vivía asombrándose de lo que hoy resultarían juegos de niños, picardías de políticos y autoridades.


 

 

 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved