CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 

las entrevistas con bates:

juan b. guido

(PUBLICADO EN LA REVISTA "ANTENA" - 26/1/1935)

el tango de hoy -afirma juan b. guido- es
menos tango que el de antes, pues tiene más canción

El compositor Juan B. Guido fue reporteado el miércoles último por Héctor Bates ante el micrófono de Radio Belgrano en la audición "Tangos y Autores". Guido refirió diversos aspectos de su vida para llegar luego a conclusiones definitivas respecto al valor del tango de ahora y el de antes así como también en lo que se refiere a las diversas iniciativas que hubo para que la canción porteña fuese interpretada por grandes orquestas.
De lo dicho por Guido ofrecemos un resumen que dice así:

uido nació en Buenos Aires y cursó hasta sexto grado. Abandonó el colegio porque quería seguir el oficio de carpintero, el cual aprendió a medias.
Su señor padre tenía un pasar más bien cómodo, pues era propietario de una lechería que le dejaba buenas utilidades y le aconsejaba a su hijo que siguiera una carrera, pues todos sus compañeros estudiaban y él no quería que fuese menos que los demás. Por fin, ya su padre cansado de insistir para que estudiase, un día le dijo: "... por lo menos hacete lechero... pero sé algo".

"el lecherito"

Este fue el apodo con que lo conocían los amigos. A la edad de seis años ya tocaba el acordeón de oído y a los 12 años empezó a estudiar música con los amigos del barrio. En 1912 tomó de profesor a Arturo Severino (La Vieja), quien le enseñó el bandoneón. A los pocos meses de estar estudiando fue invitado por su maestro para formar un conjunto de tres bandoneones en un festival artístico en el salón Worward. Este fue uno de los primeros conjuntos de tres bandoneones, tres violines, tres guitarras y flauta.


otras actuaciones

Después de este primer conjunto, formó Guido un trío de violín, guitarra y bandoneón y actuó en el Café "43", que quedaba en Caseros y Manuel García. Más tarde actuó con Castriota como cambio en el "Olimpo" y con la orquesta Greco en lo de Laura y otros distintos bailes.
En el año 1916, más o menos, formó otro conjunto con Rizzutti al piano, Di Massi y Chernuchi al violín y a la flauta Galarza y actuaron en el café La Morocha y en el Bar Los Leones en Barracas, pero aquí ya iba Ferrazano al violín en lugar de Di Massi. Luego actuaron en el "Tabarín" alrededor de un año y al terminar aquí disolvieron el conjunto. Seguidamente pasó Guido a integrar un conjunto con Tito Rocatagliata, Rosito y Eduardo Pereyra y actuaron en el Parisién de la avenida Alvear.
Luego actuó varios años en la orquesta Firpo, y más tarde formó una orquesta con el negro Flores y otra con Arturo Severino en el café Beninno, de Parque Patricios.
Después de grabar algunos discos, actuó en L. R. 5 inaugurando esa estación y en 1923 en el Casino Pigall en colaboración con Rossano y actualmente integra el conjunto de la guardia vieja que dirige Angel Grecco.


el tango de ahora

Transcribimos lo dicho por Guido. "Sostengo que el tango antiguo es mejor que el de hoy como tango, porque al de hoy lo considero canción, salvo algunas excepciones". Ahora, hablando respecto de las orquestas, quiero ser muy sincero, Bates. Las orquestas de hoy han ganado mucho como disciplina y como ejecutantes en general. De mis colegas soy un admirador, porque en el bandoneón han llegado a una altura que nunca imaginé. Ahora sí, es una lástima que no lo aprovechen a ese instrumento, pues con las cualidades que tienen y los estudiosos que son, podrían tratar de elevar al bandoneón de categoría, cosa que conseguirían ejecutando también obras de más alto vuelo musical." Y, ante la pregunta de Bates respecto a que si él creía que las orquestas deben mantenerse con los instrumentos habituales que hoy la forman, Guido respondió: "Muy al contrario. Cualquier orquesta debe ser apropiada para un tango. La cuestión es saber instrumentarlo. Aquí se han hecho ya estas pruebas, pero han instrumentado al tango, grandes maestros, indiscutiblemente, bajo su faz de conocimientos musicales, pero ninguno de esos maestros siente al tango; por lo tanto, al instrumentarlo lo desvirtúan y lo hacen ópera. Cualquier orquesta sinfónica, por grande y complicada que sea, debiera poder tocar el tango, pero cuando haya quien lo instrumente sin cambiarle su sabor ni su ritmo, y aquí yo no conozco que nadie lo haya hecho todavía. Lo único que quiero agregar, es decir que tengo la más absoluta fe en el resurgimiento del tango".


sus tangos

"Tití", "Buen amigo", (Gigi) de 1916; "Miniaturas", "Pa que veas", "Mi piba", "Dempsey", "Mucho corazón", "Alma triste", "Tarde gris", "Muñeca de carne", etc.
Hizo, al hablar de sus tangos, una aclaración, de que nunca tuvieron éxito; por lo tanto, a pesar de tener muchos, él no se considera un compositor, sino un ejecutante.

 

 

 

Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.16   octubre-noviembrediciembre  1995

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved