LOS MERCADERES DEL TEMPLO

Enrique Otero Pizarro

En la saca del drepa hay bolicheros.
Zarparon regateantes y gritones.
Vendían cualquier cosa, chafalones,
morfe, trapos, gallinas o plumeros.

Insolentes corrían los dineros
turbando las solemnes oraciones.
Pero vino el que en otras ocasiones
nunca quiso de broncas y entreveros.

Junaron que esta vez se rechiflaba.
Y en la ira santa les metió la biaba
como guapo, a lo taita, mano a mano.

Y así, con gesto breca, les dió el raje,
mostrando de ese modo al malandraje
que a más de hijo de Dios era mariano..
.

 





 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved