REDENCION

Juan Bautista Devoto

 

Era guapo, debute y bien plantado
Ganador de la calle con estilo
y su facon con legendario filo
marcó a tajos su fama de pesado.
 
Los hombres de la noche, lo temían:
las mujeres -en fija- lo adoraban
y los giles rastreros lo envidiaban
cuando en la calle larga lo seguían
 
Tuvo su amor: la mina y un purrete
y alejado de todo firulete
largó el estaño y olvidó las mesas
 
en donde el escolaso no era risa.
Cazó el laburo, se metió a carniza
y ahora corta cogote y milanesas.

 

Referencias:
Juan Bautista Devoto "Barajas de la noche" (1986)



          

 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved