SONETO A UN MALEVO QUE NO LEYO A BORGES

Luís Alposta

No recibió la herencia del cuchillo
y con la droga reemplazó el coraje.
Se enroló en el moderno malevaje
de inconcientes con dedo en el gatillo.

Lo trataba a su padre de "masoca"
porque supo ser siempre un laburante,
mientras el era solo un delirante
que pensaba en tener "la mosca loca"

Pero un mal dia se escurrió la suerte
y boca abajo lo escracho la muerte
vestido de polera y metralleta.

Es la historia de siempre, se me antoja.
Que al que cruza el destino con luz roja
no le falta quien le haga la boleta
 



 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved