CONTRADICCION

Martina Iñíguez

A la hora de pensar en los altares
la mina suele ser de instinto agudo,
no da puntada sin hacer el nudo
y engrupe con ardides malabares.

Tratando de safar de sus pesares
esgrime la ternura como escudo
con los que se la dan de genio rudo.
Prefiere que asegure sus pilares

un punto ganador, rico, sesudo,
que sepa gambetear los avatares
que la vida a su paso tramar pudo.

Por eso es increible que a menudo
pensando con un ramo de azahares,
dejemos que nos trance algun boludo

 



          

 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved