Incontinencia

Martina Iñíguez


No puedo contener la metedura
febril que sin changüí mi zurdo embreta,
de furca, la ternura deschaveta
en lírico dulzor su calentura.

Un embroque y me dopa la ventura,
entro a sentirme toda de pebeta,
la magia de este amor me vuelve inquieta,
menea cascabeles mi cintura

y cacho una senil incontinencia...
Es que el guiye butén de su presencia
-sin fulería ni momento misho-

hace que por un mimo pierda el seso
y si en mi caripela estampa un beso
mientras me dice: “agüela...” ¡Aaayyy, me pisho!

 



Referencias:
Publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro. 24 Abril-Mayo  1997 -SONBETOS LUNFARDOS 4-

 

 

© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved