LA ULTIMA CENA

Tino Rodriguez


Dijo el Divino Troesma, resignado:
"uno que está cenando me traiciona".
Había trece en la same, no era broma,
los doce su pusieron colorados.
 
Y Judas Iscariote, el garcaino,
que la yugó de ecónomo, ágil rata,
embolsicó la tela, o sea la plata.
Batidor le marcaba allí su sino.
 
Fue de todos los chantas el primero,
el precursor, la Historia lo deschava,
si vendió a Cristo por treinta dineros.
 
Garcas y batidores un fangote
en nuestra Buenos Aires lo jotraba,
parientes de aquel Judas Iscariote.
 

 

© Copyright 2002  CLUB DE TANGO
All rights reserved